De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


viernes, 14 de mayo de 2010

"Ojo por ojo y el mundo acabara ciego" Mahatma Gandhi

El KARMA, traducido en el famoso dicho “No hagas a otros lo que no quieres que hagan contigo”, o la frase que hace que nuestra conciencia se retuerza “El mundo da vueltas. El que la hace la paga”
empecé a pensar en todas la cosas que había hecho en mis relaciones anteriores. Las cosas buenas y las cosas malas. Sí, he hecho cosas de las que no puedo estar orgullosa, pero vamos ¿ quién no?; así como también cosas y detalles que me gustaría que tuviesen conmigo. Las buenas, lógicamente no me preocuparon. Me preocuparon las malas.
Siento que nadie puede jactarse de haber sido siempre la enamorada perfecta. Todos hemos tenido berrinches, hemos tratado mal, hemos peleado sin motivo, o hemos buscado pleito para ir solos a una fiesta, nos hemos descargado con quien no hace más que darnos amor, y muchas veces hemos aprovechado el sentimiento que despertamos en el otro para hacerlo víctima de las más crueles y viles manipulaciones.
Ahora mi pregunta va de esta manera: si alguien se da cuenta de los garrafales errores que cometió en su relación pasada y se arrepiente sinceramente, ¿ el mal karma queda con uno? ¿se revierte la situación? ¿ estaremos por ley de la naturaleza, en algún momento, en los zapatos del otro?
Si la respuesta a todas mis interrogantes resultan ser una afirmación, entonces me anuncio frita, ya que si bien es cierto no he sido la peor basura, tampoco he sido la más linda. Uno aprende de sus errores pasados para no volverlos a cometer en el presente. En el futuro, mucho menos…pero, ¿igual estamos condenados? o sea, ¿ si te equivocas, ya fuiste?
Dicen que la persona de la que más te enamores te hará lo que tú le hiciste a quien más te quiso. Que sólo así se sabrá lo que se siente. Pero qué pasa si pecamos sin intención, si nuestro pecado es fruto de la inmadurez, del engreimiento, del egoísmo y no de las ganas de joder al otro.
Si la persona que más amamos nos hace lo mismo que nosotros hicimos a quien más nos amó, entonces habrá quien a nuestro amado le haga lo mismo que él a nosotros y así sucesivamente. Entonces, ¿siempre será así? ¿ todo es una cadena de “toma tú, que yo recibiré después y más duro”? ¿nuestro karma nos persigue y estaremos siempre karmosos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario