De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


domingo, 21 de agosto de 2011

Y todo fue culpa de esa piel, de haberla tocado, de haberme hecho sentir que era solo mía, para mí. Y todo fue culpa de esa mirada, que la sentía tan adentro, que en el ayer se llevó hasta las lágrimas. Si al irte, te llevaste lo mejor. Ya no queda amor, ya no siento dolor. Ya no puedo querer, porque al irte… sólo dejaste el miedo más grande que jamás pude tener. Si ya no puedo sentir, porque absorbiste hasta mi último suspiro. No me dejaste caricias, ni siquiera el alma.. que es y era TAN mío.
Nadie pudo ver a través de mí, lo que llevaba por dentro. Si el que lo hacía, eras vos. Si fuiste una de las grandes decepciones de mi vida, pero todo lo que experimenté, todo lo nuevo, lo aprendimos juntos. Y todo, a pesar de haber sido la mentira más linda y triste a la vez. ¿Extrañarte? No. A veces, sólo de a momentos, necesito sentirme así de especial. Que una vez más, puedan ver y darme lo que necesito, que no es mucho, y lo sabías… Vos seguiste tu camino, como yo el mío. Pero no puedo evitar recordar ni siquiera olvidar, que de todo lo que tenía, te lo llevaste.
Devolveme cada abrazo, cada beso (si hasta supiste qué hacer, para tenerme). Devolveme todos los “te quiero” dichos, los “te extraño” que ya no sirven ni tienen valor alguno. Dame cada roce, cada caricia. Dame la sonrisa más transparente, que después de tanto tiempo jamás pude tener. Devolveme todo sueño, todo pensamiento, creyendo cosas que no son: “eras tan mío, que de un momento a otro, todo se esfumó”. Mi tiempo, el que ya no tengo. Las ilusiones, que mantenía intactas creyendo que lo nuestro tenía algún final feliz.
Ya no queda nada, ni siquiera las ganas de volverte a tener. Sólo, devolveme lo que es mío, lo que te presté y ya no te sirve...

No hay comentarios:

Publicar un comentario