De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


miércoles, 1 de febrero de 2012

A veces, siento que me falta algo cuando veo que no puedo hacerlo, y se extraña. Hay cosas que pensé que no volverían a pasarme, porque creí saber algo del amor. Tal vez no tanto, pero lo suficiente como para no volver a equivocarme, ¿sabes?. Hay algunas cosas que no te conté de mi vida, pero no te las pude contar.. me hacen mal.Sin dudas, es evidente que, tengo que aprender que en esto del amor las experiencias a veces no sirven de mucho. Uno vuelve a caer, otra vez, en los mismos juegos, en las mismas trampas. Y lo peor de todo, que sumado a ese dolor, se suma el dolor de sentirse una idiota.Quisiera decirte tantas cosas.. Lamentablemente, no entiendo qué pasó. Es raro, creo que si pudiera hablar, te preguntaría “¿qué es lo que pasa?”, e igual seguiría sin entender. Pero bueno.. la única razón de todo, es porque no podría hacerlo de otra forma. Ahora somos como la canción, “como dos extraños más, que van quedándose detrás..”Yo no sé porqué, pero soy siempre la que aconseja a todo el mundo sobre el amor. Conozco muchas historias así, escribiendo, hablando.. y trate de ayudar a los que me lo pedían, o sin pedírmelo, yo los ayudaba igual, porque eso me hacia bien a mí como persona, me sentía satisfecha cuando lo hacía. Y muchas veces, sin siquiera conocerlos. Pero hoy, tengo que decirme todas esas cosas que dije a mis amigas, a mí misma. Y.. es realmente difícil. Cuando yo juré ser fuerte, eso no quiere decir volverme "insensible", "fría". Eso, sería volverse cobarde. Yo puedo ser todo lo que vos quieras o pienses, pero si algo no soy.. es cobarde. Y, ¿sabes por qué? Si yo, te hubiera dicho todo esto personalmente.. ¿En qué hubiera cambiado? En nada. ¿Sabes algo? Creo que la única opción para salir de todo esto, es no mentir. No voy a salir a decir que no te amo, porque no es verdad. Y ya me mentí conmigo misma. Y así terminé. No voy a decirte que no te extraño, porque me muero de ganas de estar con vos. No voy a decirte que no te necesito, porque me haces falta, y tal vez más que nunca. No voy a decirte que no quiero llamarte, porque lo que más ansío es escuchar tu voz del otro lado del teléfono.Y me iré para no verme más. Tampoco voy a decirte que no quiero que me llames. En realidad, ya no sé que es lo que quiero.¿Para qué mentir? Si no puedo. Se me nota, no lo puedo hacer. Lo lógico es que, tenga que decirte todo lo contrario y mentirte: que nunca sentí nada por vos, porque nunca fuiste nada mio. Y a pesar de todo, no te voy a dar la posibilidad de que me digas “me mentiste, me fallaste.” No es que me arrepienta, para nada. Uno promete algo cuando está seguro que puede cumplirlo. Y si de algo estoy segura, es de mi palabra, de mis promesas. O dicho de otra forma, que no sea igual que todas las demás.Entiendo muchas cosas y más de las que crees, pero no entiendo las mentiras. Nunca te pedí que me amaras. Nunca te pedí que me quisieras. Nunca te pedí que me extrañaras. Tan solo, te pedí una vez que no te olvides que tengo sentimientos, que nunca hagas nada que pueda llegar a herirme. Tal vez, en este momento me dirías: "Vos ya sabes todo” Y yo te diría, que sí. Que yo sabía todo, pero el sueño de tenerte, por fin se había vuelto realidad. Y no, no te quería perder. Las cosas fueron simples, claras. De repente, todo se llenó de dudas. Pero.. la historia sigue, los planetas encuentran su lugar en el universo dicen. Yo encontré el mío, y es por eso que no estoy en el medio, me corro para no sufrir ser lastimada.Y te juro, no te miento, dolió pero me la banqué y oculté todo lo que sentía, no sé porque, pero lo hice. Te respondo como si no hubiese sentido nunca nada, aunque por dentro.. Todo se iba derrumbando de a poco. Pero como dicen, el problema tal vez no seas vos. ¿Podes ver? El mundo se me está escapando otra vez, mientras te estoy escribiendo. Mañana tendré que ir otra vez, alcanzarlo y subirme de nuevo a mi lugar y dejar algunas cosas atrás. Entre ellas: a vos. No quiero hacer esto, pero sólo me voy a llevar algo que es mío, que dejé en tus manos sin que me lo pidieras, por eso no puedo reprocharte nada: Mi corazón. No es que no quiera dejártelo. Pero es como que necesita algo de arreglos ¿sabes?. ¿Cómo explicarte? Necesito cuidarlo un poco, para que se recupere. Para que sane y vuelva a latir. Y vuelva a ser yo misma de nuevo.  Necesito explicarle, que la persona que conocemos.. está escondida detrás de algo que no podemos pasar. Tengo que explicarle que no podemos obligarlo a salir de ahí, si no quiere.. aunque por dentro tengo la extraña sensación, de que sí quiere, porque alguna vez me dijo "En el tiempo que no supe nada de vos, te extrañé ". Palabras que no puedo arrancar de mí,como el " tiempo al tiempo mi amor"  palabras que no puedo olvidar. Y que jamás lo voy a hacer. Porque laten y se grabaron a fuego. Sólo, porque creo que esa vez, me dijiste la verdad.Ya se me está haciendo tarde, y el mundo sigue dando vueltas y yo sigo acá, escribiéndote algo que ya no tiene sentido. Que gusto enorme fue conocerte, de verdad. Mucho más maravilloso fue amarte. Como te lo dije alguna vez: Me haces sentir bien. Te devuelvo tus ojos. Lo más bellos que nunca tuve. Me quedo tan solo con algunas de tus miradas. Te devuelvo esos pensamientos que pusiste en mi cabeza. Cosas que ni pasaron, no pasan y tampoco van a pasar nunca. Yo me quedo con lo que creo que es verdad. Te devuelvo mis ilusiones. Te devuelvo ese sentimiento que tenía cuando lograba verte, y dejo en libertad esas mariposas que nacían en mi vientre. Te devuelvo mis ilusiones de irte a esperar, para buscarte y abrazarte. Te devuelvo mis ganas locas de acelerar el tiempo, y poder verte. Me quedo con la primera vez que te conocí. Tal vez, puedas conservar en tu alma el saber que alguien te amo, el saber que hubo alguien en la vida que jamás te hubiese lastimado. Me quedo con esas veces que pasamos juntos sin temerle al tiempo. Te devuelvo mis pensamientos de "¿Lo veré hoy, o no? ¿Qué hago si lo veo?". Me quedo con esas "cositas" que me hacían reír y divertir de vos. Me quedo con tus palabras, me quedo con esas largas despedidas, me quedo con ese hombre que estuvo conmigo cuando más lo necesite. Te devuelvo todas las lágrimas que oculté, mientras te ibas. Te dejo mi deseo de que seas feliz, para que otra te pueda ver como yo te veo y amarte como te lo mereces. Te dejo mi ganas locas de besarte, abrazarte y de cuidarte. Te dejo todos los sentimientos que recorrí, mientras escribía esto. Te dejo todo, y me quedo con lo que no puede dejar de sonar en mí alma, esas 3 palabras: “te quiero mucho” que me dijiste la primera vez que nos volvimos a ver.

1 comentario: