De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


martes, 29 de mayo de 2012

true or false?

Hace mucho tiempo que tengo un mecanismo de defensa para enfrentar las diferentes situaciones de mi vida: vivo esperando lo peor, pero muy dentro mio, en el fondo siempre me guardo las esperanzas, porque  en cierto modo me convenzo de que por ser como soy, las cosas deberían salir bien. Si, un argumento bastante pelotudo, pero reconozco que me funciona muchas veces.
También convengamos que a veces me distraigo y no siempre hago algo para que las cosas cambien, mas bien sin darme cuenta me siento a esperar, escribo o me sumerjo en la música por completo.Pero en cierta forma vivo posponiendo el momento para hacerme cargo. El problema fue que, en el momento en que la esperanza se fue, pensé que la situación no iba a lograr ser remontada, supuse que era como una especie de Karma, tantos años así, es costumbre que siempre algo irrumpa mi paz. Pero siempre pensé que llegaría algo más fuerte, que compensara un poco todo el pasado, sea malo o bueno, que modificara mi pasado y mi presente.
El día que perdí la esperanza, la solución encontró otro camino de regreso.

¿ El mundo necesita que deje de creer en las cosas para funcionar ? 

1 comentario: