De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


martes, 18 de septiembre de 2012

Aunque se caiga el mundo, aguanta un poco más... Estamos juntos, hasta el final.

¿Cuántas veces me puse una venda en los ojos, y me encerré en lo que yo sentía?
 Me inhibí de escuchar y hasta de sentir . Era esa maldita herida que no quería cicatrizar, que no me dejaba respirar. 
Una y otra vez, constantemente, cayéndome.. Dejandome rendida. 
¿Seguir? ¿Para qué seguir? Si lo que yo quería, ya no estaba y no iba a volver. 
Solo me había quedado ese espacio vacío por dentro, que de lo único que lo llenaba era de oxígeno. Porque me había encaprichado con que no, no tenía porque ser así.
Me obsesioné con una ilusión, que bien dicho está.. "ilusión", ilusa ilusión de creer que podía seguir así, sin un amor, no un amor cualquiera, un amor que llenará mi vacío
Hasta las lagrimas habían desaparecido. Una especie de "vida, sin vida". 
Hasta que sí, bueno.. Me cansé de ser ese monigote que no reía, que no lloraba.
Me aferré a esas pequeñas o grandes cosas, como un simple abrazo, que antes no le daba valor. Que antes no lo podía ver, me negaba a sentir algo similar a lo que había vivido en mi episodio anterior.
Abrí el corazón de par en par, y sentí el pecho como se inflaba de aire, y por dentro pensaba "Aunque no lo creas estabas buscando amar a alguien"
Acá me ves, repitiendo la misma historia, y con vos. Cuando ya no me queda más para jugarme, que un par de manos y mi espalda, para cargar sobre ella la que se venga. Yo no te voy a dejar caer, yo no me voy a dar por vencida.
Te amo. Y es mi único motivo por el cual, peleo por verte reír todos los días.





No hay comentarios:

Publicar un comentario