De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


domingo, 21 de octubre de 2012

Rebuscado

Todos tenemos ese miedo a mostrarnos tal cual somos. Pero también hay que tener en cuenta algo, siempre esperamos más de los demás. Ahora mi pregunta es la siguiente ¿ Como podemos pretender más de los demás, si ni siquiera nosotros estamos dispuestos a entregarnos por completo?
Siempre me pregunto lo mismo, porque soy consciente de lo que doy y hasta que punto me entrego.
Entregarse por completo es jodido. Es ponerte en manos de otros. Y ahí creo que esta el mayor problema , por el simple hecho de que, nosotros debemos estar en manos de nosotros mismos.
Ojo, esto no quiere decir, volverse una egoísta empedernida, o una amarga de la vida que no sabe disfrutar. 
Se trata justamente de evitar mostrar aquello que no nos agrada de nosotros mismos, dar lo que queremos dar, pero siempre en equilibrio con lo que la otra persona nos ofrece.
Que se yo, en mi caso, son muy pocas las personas que me conocen tal cual soy, con todo lo que eso implica. Tengo esa puta costumbre de mostrar solo una parte de mi es como una especie de defensa, y si! A nadie le gusta salir lastimado.
Pero deberíamos preguntarnos que nos lastima mas: ¿ Escondernos detrás de ese raro caparazón  (suponiendo que va a evitarnos todo tipo de karma) o deberíamos pensar que es ese mismo caparazón el que termina por lastimarnos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario