De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


domingo, 7 de abril de 2013

Catarsis compulsiva

Es extraño y me ha costado mucho volver a escribir después de tanto tiempo, sobretodo por el hecho de que en estas semanas mi mente se encuentra cargada de pensamientos negativos que la verdad no quería transmitir. 
Luego pensé  o mejor dicho, recordé, que en la mayoría de situaciones en las que me he encontrado desconcertada o triste, el hecho de escribir hacia todo el trabajo de relajarme y al mismo tiempo reflexionar ,sin necesidad de nudos en la garganta y sollozos anunciados al iniciar temas de conversación en los que se de esa pregunta en la que todos nos consagramos de mentirosos al responder:  ¿Cómo estás?
Bien para el que no nos conoce; bien, para los que no queremos agobiar con nuestra larga historia; bien para tratar de hacerlo realidad.
después de decir esto, es muy probable que no me crean cuando les digo que estoy bien, es verdad no lo estoy. Lo malo de mi es que tiendo a aislarme y no hablar de mis problemas, porque en definitiva el problema es tuyo y la decisión depende únicamente de vos.
Quizás parezca que me presiono demasiado, pero si no lo hago yo, entonces ¿ quien lo va a hacer?.
A veces siento que es mejor ese sentimiento de angustia permanente que demuestra que te preocupas por lo que pasa, a la despreocupación total, a la mediocridad. 
No quiero pensar que estoy cambiando mi forma de ser, porque hoy me incomoda no tener un optimismo característico en mi persona que me hacia mirar hacia adelante, vivir en la plena luz, así sea muy noche ya. Es así como ahora se que la penumbra se asemeja a la soledad, al miedo, al silencio y a la intranquilidad y que es algo que no necesito en mi vida. Puedo decir que me he perdido de mi misma, pero que detectar el problema es lo principal. 
Nosotros somos quienes dejamos marcas positivas o negativas en los demás. Pretendo volver a ser yo, para ayudarme y ayudar a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario