De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


lunes, 15 de abril de 2013

La verdad te golpea

De repente la verdad te golpea. Sin advertencia, sin anestesia. Un golpe : el segundo que te toma pestañear. El momento donde todo se aclara, aunque el sol siga oculto. El momento donde todo se calla, aunque el transito este enloquecido. Para salir adelante es preciso saber que existe algo que debe ser dejado atrás. La vida es como una videograbadora vieja, que graba constantemente a contrarreloj. Y es preciso tener en claro QUE borrar.
En un mundo con millones de personas , no es casualidad que determinadas caras se crucen por tu vida. Que los mismos ojos te pueden hacer temblar de llanto o de risa. Con tantas personas alrededor, estás tanteando constantemente la soledad. El oscuro segundo en el que las puertas se abren. Las manos se sienten pesadas porque cargan con la decisión de vivir rezagado o simplemente vivir. Y sin anestesia, la vida te golpeó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario