De Buenos Aires- Argentina

Escritora en el tiempo libre sin títulos de por medio, únicamente por gusto y placer. Coleccionista de libros y buena música. Amante de las tardes lluviosas de invierno con películas en la cama y tapada hasta el cuello. De más esta decir que me apasiona escribir, decir lo que pienso en un lugar que no me puedan callar, imaginar sin limites, darle valor a cosas absurdas, esas de las que a nadie se le ocurriría escribir. Crear un refugio entre las palabras, creer que con las palabras se puede salvar a uno mismo de este mundo tan incomprensible , tan inadaptado, tan cambiante, tan indiferente, tan todo que termino creyendo que ni yo encajo en el. Manija del rock. Vegetariana por elección no por obligación. Apasionada en mi profesión y en mi vida en general. Amo mucho y sin limites, porque creo que así debería de ser siempre. Amar por sobre todas las cosas, es lo único que nos va a salvar. Rebelde, agitadora, revolucionaria si la situación lo requiere. A veces débil,a veces fuerte, a veces ida y otras no tantas, con los pies en la tierra. Sueño mucho y en grande, sueño para moverme, me muevo para vivir. Viajar para renovarse, para cambiar.


domingo, 23 de agosto de 2015

Donde la vida duele, curan los ojos del amor.

Te estoy abrazando más lejos. Allí donde el invierno del mundo se volvió eterno por todos los que jugaron y perdieron. Donde la razón y el corazón separan sus caminos y el silencio se vuelve abismo. Allí donde se pierden las batallas, se ganan lecciones, se aprende a naufragar y se olvidan rostros con nombre. Donde el rumbo y el viento rara vez se ponen de acuerdo. Entre la piel y los huesos, no me asusta nada de lo que el destino y vos sean capaces. Te estoy abrazando más fuerte, porque no quiero perderte más lento.Te estoy deseando más, a pesar de las mareas, a pesar de los miedos o inseguridades, a pesar de todo el que se interponga en nuestro mar. Me dijeron que había un Dios que todo lo veía y que si no creías en él tenías que creer en algo, y que mejor es creer en un mismo,  que duele perder y duele doler,pero después el amor duele más, y al final lo primero acaba siendo sobrevivir, buscando la felicidad con sencillez. Me dijeron que besaría el cielo y también los pies de alguien, que aprendería a escupir y a mentir , que me escupirían y me mentirían y que al final, el príncipe nunca quiere convertirse en rana; también que los que hablan demás después callan y los que callan son los que tienen algo para explicar, que las victorias no llenan si nadie las comparte contigo y las derrotas, saben dulces si compartes el colchón. Me dijeron que el frío tiene más que ver con la distancia que con la estación del año, y que la distancia es esto que pasa entre dos personas cuando se miran y ya no se ven, pero que también puedes fundirte de calor en pleno invierno; que crecer depende de lo que aprendas con los golpes, que de una piel sin cicatrices no te tienes que fiar y que la magnitud de tu valía se mide por las huellas que vas dejando en otras vidas...Que estas vidas, y tu mismo se mueven por lo inesperado, nunca por los pactos; y que a veces cuando pierdes ganas el doble y cuando ganas pierdes la mitad.En todo tenían razón; pero lo que nadie me explicó es que cansada de buscar la puerta de salida, cansada de esperar el amanecer que no llegaba nunca, me concedería el capricho de descansar con vos, el que me elevaría hasta el cielo para concederme un baile con la vida. Debe ser porque sos la única persona que tiene alas y esto tampoco lo sabían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario